Elecciones presidenciales en Francia: Entre la reelección y el cambio

A poco más de un mes de las elecciones en Francia, la carrera por llegar al palacio de Versalles no vislumbra un cómodo ganador a la vista. Los ataques mutuos de los dos principales competidores sumados a una tercera candidata que podría sorprender a última hora se convierten en algunas de las particularidades que caracterizan a esta contienda electoral.

Por: Felipe Pineda / Kaos en la Red

Después de vencer a Martine Aubry en las primarias del Partido Socialista el pasado 16 de Octubre y recibir el apoyo incondicional de su ex esposa –La ex candidata presidencial Segolene Royal- los ojos de la opinión pública francesa han empezado a girar en torno a Francois Hollande, el candidato Socialista a quien la opinión pública ha terminado por bautizar “monsieur normal”  por  encarnar todo lo contrario que define al presidente Sarkozy: La mesura, la diplomacia y la tranquilidad.

Hollande, ex secretario del PS y ex alcalde de Tulle ha logrado capitalizar el descontento de una franja amplia de ciudadanos franceses afectados por la crisis del euro, las reformas pensionales, fiscales y laborales implantadas por el gobierno de Sarkozy y liderar parcialmente –Aúnque la última encuesta ubica a Sarkozy encabezando por un estrecho margen- las encuestas aprovechando lo que se ha convertido en una tendencia de opinión en toda Europa: Culpar a los gobiernos actuales de la zona Euro de la crisis actual.

Su propuesta de gobierno denominada “60 compromisos por Francia”, presentado el pasado 26 de Enero  tiene como puntos principales elevar el tope máximo del impuesto sobre la renta actual del 41% al 45% en la franja de quienes ganan más de 150.000 euros al año, y suprimir una importante porción de exenciones tributarias a los grandes patrimonios y empresas introducidas por el gobierno Sarkozy. Producto de estas reformas fiscales y tributarias, Hollande asegura poder recaudar 29.000 millones en cinco años.

En el marco de su propuesta económica, el candidato socialista prohibiría los stock options e  impediría a los bancos nacionales tener actividad en paraísos fiscales. De la misma manera Hollande ha manifestado su intención de modificar la forma de medir el salario mínimo” (que se acerca a los 1.100 euros netos mensuales) dejando de ligarlo a la inflación para ajustarlo al “crecimiento”. Con la presentación de su programa de gobierno, Hollande no solo ha logrado ganar adeptos en las clases medias y bajas sino contrarrestar las críticas que sus detractores hacen sobre su debilidad, incapacidad para asumir posiciones, y su falta de carácter como para imponer su punto de vista en las negociaciones con sus pares europeos.

La respuesta de Sarkozy

 Del lado de las huestes presidenciales la respuesta al liderazgo de Hollande ha sido fulminante: Adelantar un mes la oficialización su candidatura, mostrar al actual mandatario como el único candidato fuerte, experto y capaz  de sacar a Francia de la crisis aprovechando la exposición mediática que goza para adelantar lo que serán las líneas generales de su programa de gobierno reeleccionista.

En entrevista reciente en el suplemento de fin de semana del diario Le Figaro  Sarkozy deja claro que utilizará los referendos (Contra los subsidios de desempleo y los derechos de los extranjeros) como ejes de movilización electoral con clara intención de reforzar su posición en la derecha y en la extrema derecha de cara a la primera vuelta. La estrategia en líneas generales busca enfocar la política de empleo en beneficio de aquellos nacidos en Francia y diezmar el estado de bienestar bajo la premisa de que esta ha sido culpable del desangre financiero del estado en detrimento de los ciudadanos (A quienes indirectamente responsabiliza de la crisis).

De otro lado el candidato oficialista ha logrado situarse ante una proporción considerable del electorado como el único en la coyuntura actual capaz de sacar a Francia de la crisis que afronta no solo su país sino la Unión Europea, su relación con Angela Merkel y la idea de realizar campañas conjuntas que hagan frente al SPD en Alemania y al PS en Francia así lo han confirmado. Merkel dio su apoyo incondicional al premier  francés durante entrevistas conjuntas en la televisión Alemana y Francesa el mes pasado, poco antes de que el mandatario galo anunciara formalmente su postulación a la reelección.

Las coincidencias de Sarkozy con Merkel no solo obedecen a necesidades electorales sino a principios programáticos comunes que ambos comparten, hasta el punto de que el primero planea realizar una reforma laboral similar a la realizada por Alemania a principios del milenio en donde la flexibilidad laboral y los llamadosMini Jobs se han convertido en puntas de lanza del crecimiento económico germano en detrimento de las condiciones de vida de la clase trabajadora alemana.

De otra parte, la ratificación de la candidatura de Marine Le Pen, líder del ultra nacionalista Frente Nacional quien hasta el pasado 13 de Marzo no había definido su presencia en los comicios del 24 de Abril se ha convertido en un nuevo golpe a las aspiraciones de Sarzozy

Le Pen había denunciado recientemente presiones de la UMP (Partido de gobierno) y del PS para impedir su candidatura. Esta postulación sin duda se convierte en una piedra en el zapato en las aspiraciones reeleccionistas de Sarkozy ya que dividirá los votos de la derecha en la primera vuelta.

Los candidatos, la zona Euro y su política exterior

La actual contienda presidencial ha terminado por develar claramente que no existen diferencias notorias entre las políticas de relaciones exteriores que llevarán a cabo Hollande y Sarkozy en lo concerniente a Estados Unidos y Medio Oriente.

Sin embargo –Al igual que sucede con los Demócratas y Republicanos en Estados Unidos- el candidato socialista ha tratado de diferenciarse de Sarkozy al mostrar una actitud más solidaria con los  países africanos y emergentes. Sin embargo, como lo señala Leyde E. Rodriguez en su artículo ¿Qué pasará en Francia en el 2012? Priorizar la diplomacia y administrar sus efectos en la política interna ha sido la estrategia seguida por el Eliseo a fin de legitimar la gestión presidencial de Sarkozy, pues, como exponía, la tradición política ha hecho que el electorado francés tenga bien interiorizado el valor de la cultura de lo internacional”. De lo anterior es posible deducir que el éxito o fracaso de Hollande en la actual coyuntura depende de lograr imponer la agenda interna por encima de la exterior–Aprovechando los niveles de desaprobación de Sarkozy, la crisis de la zona euro y el descontento social- para lograr ganar las próximas elecciones.

Los otros Candidatos

Marine le Pen: La Francesa

Marine Le Pen, hija del ex candidato extremo derechista Jean Marie Le Pen, se presenta por el Frente Nacional, el mismo movimiento que fundó su progenitor. La propuesta de esta candidata cuya participación en las actuales elecciones estuvo en duda hasta último momento se centra en el abandono del euro y en ponerle fin a la inmigración. En las encuestas figura en tercera posición.

François Bayrou: El comodín al centro

De 60 años de edad, es el candidato centrista por excelencia en estas elecciones. Bayrou quien sorprendió en el 2007 obteniendo 18,5% de los votos en la primera vuelta, se declara seguro de llegar en esta ocasión a la segunda vuelta. Defiende la producción francesa frente a las deslocalizaciones y la desindustrialización. Los sondeos le atribuyen entre 12 y 14% de los votos.

Jean-Luc Melenchon: El comodín a la Izquierda

De 60 años, Melenchon ha sido designado candidato por el Partido Comunista y por su propio movimiento, el Partido de Izquierda. Ex miembro del Partido Socialista, quiere “girar hacia la izquierda a la izquierda”, romper con el liberalismo y el mandato de los mercados. Los sondeos le atribuyen entre 9 y el 11% de las intenciones de voto, por encima de los dos candidatos de la extrema izquierda, Nathalie Arthaud y Philippe Poutou que no llegan a 1%.

Eva Joly: La Ecologista

Joly en esta ocasión ha sido designada como candidata por el Partido Europa Ecología- Los Verdes. Su propuesta gira en torno a moralización de la vida política. Las encuestas de opinión le atribuyen entre 2 y 4% de los votos.

Lo que dicen las encuestas

Según el último sondeo realizado por el IFOP (Instituto de Sondeos de Opinión e Investigaciones de Mercado, el actual presidente encabeza por primera vez la intención de voto para la primera vuelta desde que comenzó la actual contienda electoral. El muestreo llevado a cabo por esta empresa muestra a Sarkozy en un primer lugar con el 28.5% frente al 27% de su contendor principal, lo que para los comicios del próximo 22 de Abril significa un empate técnico. Lo más relevante del resultado es el repunte del actual presidente en la medida en que fue incursionando en la campaña electoral.

En tercer lugar en el margen de preferencias se encuentra la ultraderechista Marine Le Pen del Frente Nacional con un 16,5%, seguida de François Bayrou, del Movimiento Demócrata (Centro), con 13 puntos y de Jean Luc Mélenchon del partido de la Izquierda con el 10%.

Sin embargo, para la segunda vuelta –en donde inaplazablemente parecen seguros Sarkozy y Hollande- los pronósticos hasta este momento parecen favorecer al candidato de la “flor y el puño”, quien lograría el 54% de los votos contra el 46% de su rival. La diferencia de 8 puntos entre ambos candidatos es explicable por la aceptación de Hollande entre los votantes de centro –Proclives a Eva Jolie y Francois Bayrou- y entre los de izquierda encarnados en Jean-Luc Melénchon. El electorado de Sarkozy, a su vez, se ve a medida que se desarrolla la contienda situado cada vez con más claridad a la derecha del espectro político donde en esta segunda etapa tiene como principales aliados a los simpatizantes de Marine Le Pen. 

Solo hasta último momento sabremos a ciencia cierta quien se hará con El Eliseo, por ahora la tendencia de la actual campaña electoral solo ha podido asegurarnos una sola cosa: La segunda vuelta tendrá como protagonistas al candidato oficialista y a François Hollande, lo que en resumidas cuentas significa la lucha política entre el presidente internacionalista que aboga por una Francia más expuesta a las políticas de la zona Euro y a la intervención alemana en la política francesa -algo poco tolerado por una amplia proporción de electores- contra el candidato que exhibe la necesidad de blindar al país de los desequilibrios del pacto de Estabilidad de la UE.  Por ahora no hay vencedores ni vencidos, solo tendencias que demuestran que hasta el momento nada está escrito.

Felipe Pineda es publicista egresado del Politécnico Grancolombiano de Bogotá. Ha trabajado como  consultor Web, Social Media y Community management para diversas campañas políticas en el ámbito nacional. Actualmente es editor de Democracia en la Red, blog de análisis político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s