La frontera Franco-Alemana comparte más que un territorio

Una cosa es absolutamente clara, sin embargo. La economía alemana se ha alimentado muy por delante de la francesa, y la brecha se está ampliando cada año. Alemania ha mantenido su base industrial y la ventaja competitiva, tanto tecnológicamente como en términos de coste, mientras que Francia carece de un gran sector de medianas empresas industriales y depende mucho más de los servicios. La parte francesa de las exportaciones mundiales ha disminuido constantemente, mientras que la parte alemana ha aumentado de manera constante.

Por: Steven Erlanger / New York Times

Emmendingen, una ciudad alemana de 27.000 habitantes es sólo ligeramente más grande que Sélestat ambas separadas apenas por 20 kilómetros de distancia, la cuál tiene una tasa de desempleo inferior al 3 por ciento. Entre los menores de 25 años de edad, la tasa de desempleo en Sélestat es un 23 por ciento; en Emmendingen, llega al 7 por ciento.

Las circunstancias económicas divergentes de estas dos ciudades son notables, especialmente teniendo en cuenta los vínculos culturales transfronterizos en la región. Las razones de las disparidades, muy debatido, se han convertido en un punto focal de la campaña presidencial francesa. Luchando por su reelección, el presidente francés Nicolas Sarkozy ha dicho que con su franqueza característica de que los franceses deberían ser más como los alemanes. En una reciente entrevista televisiva conjunta con la canciller Angela Merkel de Alemania, levantó las cejas galos al mencionar la palabra Alemania o por lo menos 15 veces, o una vez por minuto.

Pero la cuestión para el señor Sarkozy  la creación de empleo. El desempleo en Francia es la más alta en los últimos 12 años y sigue aumentando. La tasa de desempleo en Alemania, es del 7,4 por ciento, la cuál está en su punto más bajo desde la reunificación en 1991.

Si es reelegido, el Sr. Sarkozy propone un referéndum nacional para aprobar un mercado laboral más flexible, con un aprendizaje al estilo alemán. Propone dar más trabajo de tiempo parcial -Algo que no ha hecho a lo largo de su periodo-, al igual que los alemanes que logre subsidiar más puestos de trabajo para los jóvenes y elevar el impuesto al valor agregado para reducir el costo de bienestar social de los cargos por los empleadores, ya que los alemanes también lo hacen.

Su oponente socialista, François Hollande, rechaza la mayor parte de esas ideas, prefiriendo las respuestas socialistas más tradicionales, como el aumento del gasto del estado en la educación y la creación de empleo. Muchos franceses admiran a los alemanes, pero no quieren emularlos.

“Apreciamos su rigor y disciplina, pero eso no es todo lo que hay en la vida”, dijo Alexandre Boer, de 52 años, que trabaja aquí en Sélestat con los jóvenes que enfrentan desempleo de larga duración. “Ya no estamos en 1945. Ese fue también el modelo alemán “.

Sarkozy y Merkel han tenido una relación tensa, pero se ha mejorado notablemente debido a la olla a presión de la crisis del euro hasta el punto de que Merkel hasta abogó por hacer campaña por su similar francés hasta hace poco cuando parecía que su apoyo abierto podría perjudicar a Sarkozy más que ayudarle, por herir el orgullo francés y que lo hace lucir al candidato presidente como un suplicante.

Sin embargo, el señor Sarkozy está apostando a que los problemas de la economía francesa, donde el desempleo juvenil es del 23 por ciento a nivel nacional y las exportaciones están disminuyendo, sean tan profundos que los votantes salgan del profundo desgano y sean más receptivos a lo menos una variación similar al modelo alemán. Pero no siempre está claro lo que eso implica, y si los franceses en algún momento lo permitirán.

Una cosa es absolutamente clara, sin embargo. La economía alemana se ha alimentado muy por delante de la francesa, y la brecha se está ampliando cada año. Alemania ha mantenido su base industrial y la ventaja competitiva, tanto tecnológicamente como en términos de coste, mientras que Francia carece de un gran sector de medianas empresas industriales y depende mucho más de los servicios. La parte francesa de las exportaciones mundiales ha disminuido constantemente, mientras que la parte alemana ha aumentado de manera constante.

Los salarios franceses han aumentado en términos reales, mientras que los salarios alemanes se han reducido, por lo que los trabajadores franceses resultan más caros y por lo tanto menos productivos y competitivos. De otra parte el modelo Francés de protección social para los desempleados es también mucho más abundante, sobre todo después de los alemanes fueron empujados hacia la limitación de las prestaciones por desempleo hasta por 12 meses a través de la llamada reformas Hart. En Francia, la duración es de 23 meses para los menores de 50 y tres años para los mayores de 50 años, muchos de los cuales no vuelven a trabajar de nuevo.

En parte para pagar por esos beneficios, el coste para las empresas de mano de obra por hora es de 11 por ciento más alto en Francia. Sin embargo, hay menos seguridad en el empleo en Alemania, y más trabajo a tiempo parcial en Alemania. Los alemanes no tienen un salario mínimo fijo de centro, como hacen los franceses.

Los resultados prácticos de estas tendencias son visibles en las ciudades fronterizas, donde la forma de la industria – en gran medida de tamaño pequeño o mediano para trabajar el metal a empresas o fábricas – es similar. Por ejemplo, hay 10 veces más de ofertas de trabajo de un mes en el lado alemán que en el francés, dijo Norbert Mattusch, trabajador de la cooperación transfronteriza para la Agencia de Empleo Federal Alemán en Friburgo.

Mientras que algunos alemanes cruzan la frontera para trabajar en Francia, pocos franceses hacen lo mismo, a excepción de la mano de obra estacional en el gran parque de atracciones cercano, Europa-Park, el más grande de Alemania y el tercero más grande de Europa, que atrae a muchos clientes de habla francesa.

“Tenemos ofertas de trabajo en estos momentos para 70 conductores de camiones pesados”, dijo Mattusch. “Pero el gran problema es que los franceses no hablan alemán”, por lo que no puede calificar para los puestos de trabajo, y la gente joven de aquí ya no hablan el dialecto alsaciano, una vez utilizado en ambos lados de la frontera. El alcalde de Emmendingen, Stefan Schlatterer, dice que “aquí hay trabajo para cualquier persona que pueda contar hasta diez”, pero uno tiene que saberlo contar en alemán.

Los salarios en el lado alemán son más altos por trabajos similares, los productos son más baratos, el costo de contratar a un empleado a tiempo completo es menor y la relación entre los trabajadores alemanes y sus jefes es más suave y flexible, más libre de las regulaciones centralizadas ministerios, y los sindicatos característico de Francia.

Pero mientras que los franceses pueden admirar el rigor alemán, no están dispuestos a hacer algunos de los mismos sacrificios, incluyendo más horas y menos seguridad en el empleo. Boris Gourdial, director de la sucursal de Friburgo de la Agencia Federal de Empleo alemana, dijo que las mentalidades son diferentes, a pesar de la historia compartida y de proximidad. “El trabajo de los franceses es para vivir y los alemanes viven para trabajar”, dijo, un cliché que aún resuena.

Su colega francesa, Roxane Pierrel, quien dirige la oficina de empleo en Sélestat, sonríe amablemente. Ella señala que los franceses tienen más hijos que los alemanes y más mujeres en la fuerza de trabajo, que inflan los números de personas en busca de trabajo. Pero ella reconoce que los alemanes realizan mejor labor en la capacitación laboral para los jóvenes, especialmente con un sistema de aprendizaje en todo el país que el señor Sarkozy quiere dar a conocer más ampliamente en Francia. “Los sistemas pueden ser diferentes”, dijo. “Pero todas las empresas de ambos lados de la frontera está buscando por competencia.”

Muchos expertos en temas laborales resaltan el sistema de aprendizaje alemán como una ventaja competitiva importante. Se necesita a los jóvenes fuera de la pista de la universidad a los 16 y capacitarlos en habilidades industriales, ya que al mismo tiempo pueden estudiar una carrera técnica y trabajar por un salario. A menudo estos consiguen empleos a tiempo completo con las empresas que han invertido en su capacitación. Al contrario que en el resto de Francia, hay un sistema de aprendizaje rudimentario en Alsacia, que fue muchas veces una parte de Alemania. Pero es más cercano al modelo de formación profesional francés de “alternancia”, que también combina la educación y el trabajo, pero es menos extendido entre las empresas y menos popular.

Muchos padres franceses y sus hijos siguen considerando un título profesional o de aprendizaje – en lugar de un título universitario – como un signo de la estupidez o el fracaso, la Sra. Pierrel al respecto afirma “Tenemos que convencer a los jóvenes, ya que no es bien aceptado en la familia”, dijo. En Francia, “esto significa ser un mal estudiante. En Alemania, no desprestigia a alguien. “Pero ella está empezando a ver un cambio, dijo. “Las empresas aquí están trabajando con las escuelas para promover el aprendizaje,” y más jóvenes ven la ventaja de un salario en un trabajo decente como preferible al desempleo.

Marcel Bauer, el alcalde de Sélestat y su gente 21.000 habitantes, también ven un cambio. Él dice que está orgulloso del sistema de aprendizaje local, lo que él piensa que debe ser desarrollado en el resto de Francia. Pero a diferencia de  Alemania, donde los estados y las localidades pueden configurar muchas de sus propias reglas, en Francia, dijo, “el Ministerio de Educación Nacional quiere mantener todo el control. “El Sr. Bauer también se lamenta de la guerra de la mano de obra constante en Francia. “Los trabajadores alemanes aceptan que tienen que hacer esfuerzos en una crisis, y trabajar menos y ganar menos para mantener sus puestos de trabajo.” Sin embargo, “con nosotros”, dijo, “siempre hay una batalla inmediata y una huelga con la gente en las calles.”

El Sr. Bauer, alcalde desde 2001, se ha encargado también desde su ejercicio de promover más clases bilingües buscando que los estudiantes locales aprendan un poco más de alemán. Él ha estado tratando de promover la colaboración regional con los alemanes, incluso con el alcalde de Emmendingen, el Sr. Schlatterer. Ambos alcaldes hablan emotivamente de la importancia de la cooperación franco-alemana. “Siento que el centro de la idea de Europa es la asociación muy estrecha entre Francia y Alemania”, asegura Schlatterer mientras finaliza diciendo “Cuando Francia y Alemania están cerca el uno al otro, Europa funciona”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s