(Paul Krugman) El centrista profesional

Todo se viene abajo. Y el centro no solo no se ha sostenido, sino que ni siquiera ha sido capaz de llamar la atención. Americans Elect, un grupo centrista generosamente financiado que iba a ser la alternativa a los partidos políticos tradicionales, ha sido un completo fracaso.

Por: Paul Krugman / The New York Times

Básicamente, el proyecto interesó a unas siete personas, todas ellas expertas en política. A los votantes de verdad les importaba un pimiento.

¿Que salió mal? Pues bien, en Estados Unidos hay un amplio electorado para un líder político que esté dispuesto a asumir posturas responsables: que pida más inversión en la enseñanza y en las infraestructuras del país, y que proponga reducir el déficit a largo plazo mediante una combinación de recortes del gasto y subidas de impuestos. Y de hecho hay un líder político dispuesto y con ganas (quizás demasiadas) de interpretar ese papel; su nombre es Barack Obama.

Entonces, ¿por qué Americans Elect? Porque en Estados Unidos existe una pequeña clase de centristas profesionales cuya especialidad es denunciar a los extremistas de ambos partidos y buscar un terreno intermedio. Y esta clase no puede, por motivos profesionales, reconocer que ya hay un partido centrista en Estados Unidos, los demócratas, y que el extremismo que condenan procede de un lado de la valla política. Porque si lo reconocieran, serían meramente demócratas moderados, sin ningún pedestal de superioridad moral al que subirse.Americans Elect se creó para atraer a esta clase de centristas profesionales, y por eso estaba abocado a no llegar a ninguna parte. Porque fuera de esa clase, el gran número de personas que cree en todas esas cosas buenas que los centristas dicen apoyar, va a votar por Obama. El gran número de personas que no cree en nada de eso va a votar a Mitt Romney. Americans Elect solo podía aspirar a ser una distracción y al final ni siquiera ha conseguido eso.No hay más ciego……que el que no quiere ver. Eddie Lazear, exasesor económico del presidente George W. Bush, publicaba una tribuna de opinión en The Wall Street Journal el 20 de mayo sobre el abismo fiscal. Entre otras cosas, desechaba cualquier preocupación de que los recortes repentinos del gasto puedan perjudicar a la economía estadounidense.

Se escabulle un poco, pero básicamente transmite la impresión de que no hay pruebas de que vaya a haber ningún efecto keynesiano.

Lo que esto significa para mí es que la politización y la corrupción se están apoderando de la profesión de economista. Doy a Eddie el beneficio de la duda. Probablemente se atenga a lo que dicen sus amigos.

Pero es verdaderamente increíble; en medio de una crisis que ha aportado pruebas abrumadoras que apoyan los puntos de vista keynesianos sobre la política fiscal y también inspirado un montón de trabajos empíricos que también confirman el punto de vista keynesiano, el ala derecha de la profesión se tapa los oídos y canta “la, la, la, no te oigo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s