Partidos Políticos Alternativos: Democracia y Representatividad.

psoe
Por: Felipe Pineda

Los partidos políticos en Colombia y más los denominados alternativos son necesarios en la construcción de estado y sociedad. Sin embargo la reciente reforma política, el trasfuguismo y la multiplicidad de efímeros movimientos significativos de ciudadanos han terminado por poner en riesgo proyectos que deben consolidarse e institucionalizarse.

La política esta íntimamente ligada al intercambio de ideas y con ello circunscrita al debate, por medio de ella emerge un actor, un canal entre ciudadanía y estado que ha jugado un papel predominante a lo largo de la historia: Los Partidos Políticos. En palabras de Henry St John Bolinbroke Los partidos reflejan una diferencia de principios. y proyectos más allá de una facción, es decir, de los intereses personales de sus miembros”.

En nuestro país las experiencias partidistas estuvieron casi siempre ligadas al bipartidismo. Posteriormente la constitución del 91 en teoría se encargo de ampliar el espectro político más allá del tradicional Liberal-conservatismo reinante en el país. La carta magna abrió la posibilidad de darle al país un segundo aire y vincular a la actividad proselitista a voces en el pasado silenciadas, aisladas, marginadas permitiendo una apertura sin precedentes, la derecha dura y pura tuvo la posibilidad de expresarse, la izquierda consolidó parcialmente un proyecto con importante representación en la rama legislativa así cómo se posicionó como alternativa de poder en diferentes regiones del país.

Esta apertura política es verdad, le dio vía libre a la aparición de decenas, de centenares de movimientos significativos de ciudadanos en Colombia sin resolver una inconmensurable asignatura, la necesidad de institucionalizar, de darle largo aliento a los partidos existentes y a los que surgieron después de la expedición de la carta magna y que actualmente sobreviven a medias como una manera de solidificar los diferentes espectros ideológicos canalizados en colectividades que los representen. En síntesis la constitución permitió la creación de un  puñado de movimientos volátiles, efímeros (Impulsados en muchos casos por apetitos electorales personales, por caudillismos no dispuestos a someterse a decisiones tomadas al interior de los partidos por consenso) sin que posteriormente se expidieran verdaderos mecanismos que permitieran cualificar e institucionalizar  los ya existentes.

Aunque muchos de los movimientos significativos de ciudadanos tuvieron éxitos en sus experiencias de gobierno (Compromiso Ciudadano en Medellín, Por una sola Cartagena, PODEMOS Cali entre otros) muchos otros estuvieron permeados por la corrupción (Si Colombia en Cali, Movimiento Ciudadano en Barranquilla, por nombrar solo un par) y por el fantasma del paramilitarismo (Expresado en las decenas de movimientos que irrumpieron en las sucesivas elecciones al congreso en 2002 y 2006). La mayoría de estas agrupaciones afloraron como sombrillas electorales y desaparecieron en su mayoría al finalizar sus ciclos de poder dejando en el aire algunas preguntas ¿Quién responde por los aciertos y desaciertos en las experiencias de gobierno de estas agrupaciones emergentes? Como electores ¿A quien pueden culpar de los aciertos o desaciertos de estos movimientos?

Las futuras reformas políticas deben estar encaminadas a premiar, alentar, estimular la estabilidad y actividad de los partidos emergentes que cuentan con personería jurídica mediante mecanismos electorales favorables (Umbrales generosos) y apoyo a actividades concernientes al desarrollo académico-Ideológico de estas colectividades (Centros de Pensamiento, Congresos, etc) elementos consignados en la última reforma política pero no traducidos en avances significativos en estos campos en lugar de estimular el trasfuguismo, los apetitos y ambiciones individuales de los múltiples políticos de turno.

La reciente reforma política que aumenta del 2 al 3 por ciento el umbral en las elecciones al congreso de la república en 2014 no solo afecta la institucionalidad de los partidos emergentes sino la existencia de los mismos y con su deceso la desaparición del disenso en el espectro ideológico nacional el cuál según lo que se vislumbra podría en cuanto a representatividad y debate convertir escenarios como el congreso de la república en un recinto cosmético, casi teatral reservado solo para actores de poder de la derecha y la centro derecha suprimiendo a los sectores de Centro Izquierda e Izquierda de la palestra parlamentaria y con ello declarando el cese de los debates de fondo sobre concepción de país y transformaciones profundas en las estructuras del estado colombiano.  ¿Acaso cree el presidente Santos que la representación de la Izquierda en el congreso de la república debe depender de los acuerdos de paz firmados en La Habana y una eventual negociación de curules como parte del mismo? Amanecerá y veremos…

Anuncios

Una respuesta a “Partidos Políticos Alternativos: Democracia y Representatividad.

  1. Las reformas políticas que se hagan por el presente congreso solo beneficiaran a la unidad nacional (frente nacional),buscar la unidad de la izquierda democrática es la solución inaplazable.Mario García C.comuna 15-Cali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s