Naciones Unidas

pnud

Por: Luis I. Sandoval / Portafolio.

La ONU, integrada por Estados grandes y chicos, guerreristas y pacifistas, es permanentemente impactada por las estructuras globales de poder. No obstante conserva un margen de acción, competencias y recursos que le permiten promover acciones por la paz y el desarrollo. Esta dinámica la ha llevado a tener relaciones directas con las sociedades y los pueblos favoreciendo a menudo el accionar de estos frente a sus propios Estados. En Colombia es claro que además de apoyar al gobierno y la institucionalidad democrática, apoya las iniciativas de la sociedad civil y política por la paz dialogada a partir de reconocer el conflicto.

La Organización de Naciones Unidas  – ONU – es un contribuyente insoslayable a la paz de Colombia. La ONU nació en la segunda posguerra del convulso siglo veinte (1945) para procurar la paz entre las naciones. Ante el fin de la guerra fría, caído el Muro de Berlín (1989), asumió la tarea adicional de facilitar acuerdos en países con agudos conflictos internos donde no se visualizaba otra salida que el diálogo y la negociación.

La ONU cumple su misión a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD y más de 20 agencias especializadas y aliadas que trabajan en derechos humanos, derecho internacional humanitario, refugiados y desplazados, salud, alimentación, mujer, niñez, cultura, etc. El director del PNUD funge como Coordinador General del sistema. Por siete años se desempeñó en esta responsabilidad el Señor Bruno Moro inolvidable por su amable talante y su compromiso a toda prueba con la causa de la paz política. Llega ahora el Señor Fabrizio Hochschild quien desde los primeros días muestra gran decisión en continuar la labor de su antecesor.

Se produce el relevo de Coordinador justo cuando Naciones Unidas y Universidad Nacional cumplen con el compromiso de realizar, por encargo de Gobierno y Farc-Ep, el segundo foro en el marco de los diálogos de paz, esta vez sobre Participación Política (abril 28-30), habiendo realizado el primero en diciembre pasado sobre Política de Desarrollo Agrario Integral con Enfoque Territorial (dic. 17-19). En estos foros ONU y UNAL, de manera conjunta, convocan, organizan y aseguran las relatorías salvaguardando la más amplia pluralidad de sectores, regiones y corrientes de opinión.

Acciones valiosas para el proceso a las cuales hubiera estado muy atento Augusto Ramírez Ocampo, quien fuera Delegado del Secretario General en El Salvador y Haití, siempre entusiasta por la paz y amigo de ONU-PNUD.

Los Coordinadores Residentes expresan la voluntad política del Secretario General de la ONU en cada país. En veinte años, durante la gestión de los Secretarios Generales Boutros Boutros Ghali, Kofi Annan, y ahora Ban Ki-moon, se han sucedido los coordinadores Franco Vincenti, Lars Franklin, César Miquel (E), Alfredo Witschi-Cestari, Bruno Moro y ahora el Señor Hochschild. El interés de los Secretarios Generales en la paz de Colombia se ha visto reforzado con delegados directos como fueron Jan Egelan y James Lemoyne durante los diálogos del Caguán.

La ONU, integrada por Estados grandes y chicos, guerreristas y pacifistas, es permanentemente impactada por las estructuras globales de poder. No obstante conserva un margen de acción, competencias y recursos que le permiten promover acciones por la paz y el desarrollo. Esta dinámica la ha llevado a tener relaciones directas con las sociedades y los pueblos favoreciendo a menudo el accionar de estos frente a sus propios Estados. En Colombia es claro que además de apoyar al gobierno y la institucionalidad democrática, apoya las iniciativas de la sociedad civil y política por la paz dialogada a partir de reconocer el conflicto.

Una especie de tenaza virtuosa caracteriza la acción de la ONU en el país: mientras promueve el acercamiento entre las partes en conflicto, al mismo tiempo procura el empoderamiento de la sociedad mediante la acción humanitaria, la cualificación de los actores civiles y políticos y el estímulo a buenas prácticas democráticas en la ciudadanía y en el gobierno.

Acierta la Mesa de La Habana en solicitar la experimentada cooperación de Naciones Unidas en la fase de terminación del conflicto, ojalá esté también entre los garantes de los acuerdos y como cooperante para la construcción de paz estable y duradera, siempre en el marco de la autodeterminación nacional.

lucho_sando@yahoo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s