¿Habrá conversaciones para cerrar el conflicto armado con el ELN?

96850-8B ELN

Por: Alejo Vargas / Semanario Caja de Herramientas.

Ojalá el Gobierno Santos y la dirigencia del ELN sean capaces de superar los obstáculos que todo proceso de acercamientos para terminar un conflicto interno armado conlleva y pronto podamos tener una Mesa de Conversaciones con una hoja de ruta realista, no para hablar por hablar, sino para concluir el conflicto interno armado y abrir de par en par las puertas de construcción de una sociedad en paz y democrática.

Hay muchos rumores de eventuales acercamientos entre el Gobierno del presidente Santos y el ELN para precisar y definir una hoja de ruta en la dirección de definir un proceso de conversaciones con esta organización guerrillera. Sin embargo, nada indica que efectivamente estas aproximaciones estén dando resultados –si es que efectivamente se están llevando a cabo- y continúa la reiteración por parte del ELN de estar dispuesto a conversaciones de paz, pero con una propuesta que mezcla y tiende a confundir la terminación del conflicto interno armado –que es una tarea fundamentalmente del Gobierno y el ELN-, con la construcción de paz –que es una tarea que le compete a todos los colombianos-.

Por otro lado se conoció en días anteriores –Abril 25 de 2013- una comunicación del Alto Comisionado para la Paz del Gobierno Uribe, Luis Carlos Restrepo, al movimiento político Centro democrático, que lidera el ex presidente Uribe, en la que les dice: “Con el ELN mantuve conversaciones en Cuba, quedando para la firma un proyecto de Acuerdo Base, que bien podría retomarse para reanudar un proceso de paz con ese grupo guerrillero… Aclararía mucho el panorama político del país que los miembros del Centro Democrático anunciaran, de manera pública, que en caso de ganar la Presidencia en el 2014 darán continuidad al proceso de paz en marcha, haciendo los correctivos necesarios de acuerdo al mandato que reciban de los ciudadanos en las urnas. Igualmente, que estarían dispuestos a retomar un proceso de paz con el ELN, teniendo como insumo el proyecto de Acuerdo Base que quedó para su firma, pidiéndole a esa guerrilla un cese de acciones violentas como muestra de buena voluntad para avanzar en el camino de la reconciliación.

No olvidemos que durante el gobierno del ex presidente Uribe hubo conversaciones entre el Gobierno y el ELN que incluyeron no sólo las rondas de La Habana durante cerca de dos años –en plena campaña electoral para la reelección del ex presidente Uribe-, sino el viaje de Antonio García, uno de los líderes del ELN a Casa de Paz en Medellín durante una semana –con autorización del gobierno nacional- donde realizó conversaciones con distintos sectores de la sociedad y que en su momento fue un gesto recíproco de voluntad de paz muy importante.

Ojalá en este momento su conducción político-militar, especialmente Nicolás Rodríguez, Antonio García y Pablo Beltrán valoren las nuevas realidades políticas de la hora actual, el cambio del escenario estratégico del conflicto armado colombiano y las claras actitudes de los gobiernos progresistas o de izquierda en la región latinoamericana, de condena al uso de las armas para hacer política, y logren que su organización decida –ese es el papel de un líder, ser capaz de conducir a sus dirigidos- dar el salto en la dirección de la salida negociada, para terminar definitivamente con esta confrontación, que en estos momentos de la historia ya no tiene el sentido que pudo tener en otro momento. Hoy día persistir en el uso de la violencia por razones políticas no tiene ninguna justificación y la estrategia de ‘resistir’ es un sinsentido, cuando podrían sumarse a una actividad política dinamizadora de sus propuestas desde la civilidad.

El ELN debería prepararse para dar el paso hacia la terminación concertada del conflicto interno armado y en esa dirección sus dirigentes, inspirados en el legado de Camilo Torres que defienden, precisar cuáles son sus demandas políticas viables, que contribuyan a ampliar y mejorar la calidad de nuestra democracia. Persistir en una lucha armada sin futuro, así sea de resistencia como algunos de sus miembros la denominan, es ir en contravía de la historia, porque el contexto internacional dejo de ser hace rato favorable, política y militarmente, a las revoluciones armadas que hoy día son vistas casi como un fantasma del pasado que ya no es viable en el mundo de hoy y porque los movimientos de cambio en Latinoamérica, están liderados por partidos y movimientos que utilizan la democracia, las elecciones como vía para acceder al gobierno; más allá de que puedan resistir grupos aislados, pero cada vez sin menos futuro político y en procesos inevitables de degradación.

Sería un grave error histórico asumir la actitud de marginarse de los acercamientos de búsqueda de superación de la confrontación armada en curso. Lo que hoy se lleva a cabo en la Mesa de Conversaciones de La Habana no es una imposición del gobierno, es lo que las FARC-EP y el Gobierno Santos acordaron, después de un largo período de conversaciones reservadas y por lo tanto no se puede ni debe descalificar a la ligera. El Congreso por la Paz realizado en la Universidad Nacional en Abril anterior fue una reiteración de las demandas de negociaciones con los actores guerrilleros y claro, además, una reiteración de las demandas de los distintos sectores sociales que van a estar en la agenda de construcción de paz entre todos los colombianos. Y en eso hay que ser consecuentes entendiendo que la diversidad es una característica de las sociedades modernas –diversidad en los fines y diversidad en los medios, diversidad que hay que respetar- y como lo dice el propio ELN en uno de sus recientes documentos, refiriéndose a la importancia de crear un movimiento que jalone la paz: “En ese complejo arco iris, es apenas natural que existan matices y diferencias, pero hay un propósito común y eso debe permitirnos dialogar, encontrar las coincidencias y podernos agrupar, en la diversidad, el respeto y las reglas del juego que nos permitan avanzar, porque la paz es un acuerdo entre quienes la queremos.

Si hacemos un ejercicio hipotético, tomando en cuenta las demandas centrales del ELN, diríamos que seguramente puntos centrales en una agenda de conversaciones con ellos estaría el tema minero-energético, en el cual se podría hacer contribuciones importantes, no sólo en la regulación estricta de la industria minera y fortalecer la protección del medio ambiente, sino adicionalmente en crear un marco regulatorio que facilite y estimule la mediana minería y sobre todo a los mineros artesanales que viven de esta actividad y claro dentro de esta temática está incluido el tema petrolero y lo que significa hoy esta actividad y su impacto en el país y en las regiones. En segundo lugar el tema de desarrollo regional y participación política es seguramente una temática de mucho interés, pero que además responde a las dinámicas históricas que el ELN ha planteado y sería muy importante para colocar de nuevo en la agenda nacional el tema de la regionalización -la importancia de sus especificidades- y cómo se deberían gobernar las regiones para viabilizar un adecuado y equilibrado desarrollo de las mismas. Y por supuesto, la propuesta de Convención Nacional que el ELN planteó desde mediados  de los años 90s, como un escenario privilegiado de participación de la sociedad en su diversidad, debería estar en el centro de ese proceso. Temas como el de participación política, el de las víctimas y el de terminación del conflicto interno armado no serían ser muy distintos a los que ya están planteados en la Mesa de Conversaciones de La Habana.

Ojalá el Gobierno Santos y la dirigencia del ELN sean capaces de superar los obstáculos que todo proceso de acercamientos para terminar un conflicto interno armado conlleva y pronto podamos tener una Mesa de Conversaciones con una hoja de ruta realista, no para hablar por hablar, sino para concluir el conflicto interno armado y abrir de par en par las puertas de construcción de una sociedad en paz y democrática.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s