León Valencia: El Anfitrión de los independientes.

leon valencia

Por: Felipe Pineda / Democracia en la Red.

León Valencia hijo del proceso de paz entre la Corriente de Renovación Socialista (Escisión del ELN) llevado a cabo entre el gobierno y esta organización, que culminó con un acuerdo en 1994 por estos días se ha convertido en noticia de primera plana no por las amenazas recibidas en su contra sino por sus crecientes acciones encaminadas a lograr la difícil tarea de aglutinar, reunir,  poner de acuerdo a la izquierda y los sectores de derecha independiente en torno a la creación de un bloque político, de una tercería que haga contrapeso al binomio Santos-Uribe.

Desde Arcoiris, la Fundación que presidió durante muchos años logro realizar las mas importantes, numerosas y reveladoras investigaciones sobre temas de conflicto armado a lo largo de la historia. Su pelea frontal no solo le hizo ganar un sitio de honor en la andanada intelectual de la izquierda colombiana sino abrirle la posibilidad de escribir para los mas importantes medios y revistas de opinión del país (El Tiempo, Semana), su libro Mis años de guerra (Editado por Norma en 2008) no solo muestran su faceta de relator, de animal viviente que cuenta de primera mano su época en la dirección nacional del ELN, de combatiente, estratega y sujeto arrepentido de atrocidades propias del belicismo (Como el secuestro y las masacres) sino que evidencian un notable liricismo, una fluida habilidad para narrar situaciones ambiguas, disímiles con un estilo curtido producto de toda una vida al servicio de las letras. Podría decirse que el texto de alguna manera terminó por convertirse en una rectificación pública en torno a la inconsecuencia de la lucha armada en Colombia.

De otro lado, mientras la izquierda se fragmenta en pedazos y algunos de sus líderes sueñan con ser proclamados como los candidatos únicos de los sectores independientes (Clara López, Antonio Navarro) León Valencia ha sabido catapultarse mediáticamente, generar consensos, aglutinar sectores, organizar reuniones políticas con líderes influyentes, hacer parte de la avanzada académica independiente, lograr convertirse en una piedra en el zapato para quienes defienden la combinación de todas las formas de lucha desde la orilla del paramilitarismo armado y político hasta el punto de ser amenazado y censurado por los sectores mas reaccionarios de la derecha colombiana en múltiples ocasiones.

El fenómeno Valencia lo ha llevado hasta recibir por parte de diarios como El Tiempo la tribuna necesaria para que en sus páginas pudiese proponer, trazar un programa de gobierno que de manera audaz deja en claro que los procesos de Uruguay y Brasil lo seducen, lo influencian, que una tercera vía en Colombia que le haga frente al binomio Santos-Uribe lo obsesiona.

La cercanía de la izquierda al centro, su pasado guerrillero y su lucha contra las mafias le abren la puerta y la simpatía de Progresistas,  su defensa férrea del proceso de paz genera confianza en sectores como la Marcha Patriótica, País Común y el Congreso de los Pueblos, su admiración por Sergio Fajardo y Antanas Mockus le dan el voto de confianza de la derecha independiente y de esa franja cada vez mas grande del voto de opinión de las grandes capitales del país. Hasta sectores escépticos como el Polo Democrático coinciden con el en la necesidad de armar un bloque que logre consolidarse desde un previo acuerdo programático en donde los mínimos comunes no sacrifiquen el trasfondo de un eventual proyecto político que reúna a la izquierda, la ASI, sectores académicos y el Partido Verde de cara a las elecciones de 2014.

Su simpatía crece a la par de su posicionamiento mediático y por lo pronto no es para nada sorprendente que su renuncia en Arco Iris y el consenso que genera en los sectores alternativos sean la llave de la puerta de una eventual candidatura presidencial suya. Sin embargo la tarea sigue siendo difícil ya que la que podría convertirse en “La Concertación” a la colombiana es una amalgama de disímiles proyectos, agrupaciones, partidos, movimientos repleto de egos, peleas históricas y personalismos marcados, la candidatura de Valencia podría ser la excusa perfecta para pensar por primera vez en plural en torno a la idea de una sólida tercera vía que se piense en colectivo. Amanecerá y veremos.

pinedaruiz@hotmail.com

Twitter: pineda0ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s