La crisis de los Verdes: ¿cuál es el misterio de tener un Ministerio?

351928_162222_1

Por: Hernán Suárez / Semanario Caja de Herramientas.

Una carta del Secretario General de este partido, agita el cañaveral en el Partido Verde y desnuda las tensiones políticas internas, la crisis de dirección que lo afecta y la urgencia de definir, de una vez por todas, su futuro político electoral: reelección del presidente Santos o alternativa de centro izquierda.

El huevo de la serpiente, el veneno que mata de esta carta publicitada tres meses después, es la manera como son presentados unos hechos por parte de un secretario obsecuente que a la llegada de un nuevo jefe procura hacer méritos para salvaguardar su propio interés, para asegurar el puesto, para mostrarse con el mas solicito colaborador a costa de denigrar de sus demás “camaradas” y de la imagen del partido. Es una práctica y un tipo de funcionario que se encuentra en todos los partidos. Son detestables.

Los hechos son presentados como una suerte de conspiración fraguada en la oscuridad de la noche por una secta perversa de dirigentes preocupados por el reparto de los  puestos y el cómo voy yo ahí.http://goo.gl/p6LGW9

Nada de lo dicho en la “endiablada” carta es un secreto para nadie, fueron hechos públicos y decisiones tomadas a los ojos de todo el mundo. Es apenas natural y de suyo que un partido que forma parte del gobierno de Unidad Nacional, participe en cargos de responsabilidad. No es ilegal ni motivo de escándalo que Lucho Garzón haya sido nombrado Ministro Consejero para la Movilización y la Participación Social, un cargo afín a su tradición de dirigente sindical y social.

Tampoco es ilegal que el Partido Verde tenga bajo su responsabilidad una entidad del orden nacional como Colciencias o que se nombre como embajador a Luis Eladio Pérez. Navarro fue ministro de Salud y Petro estuvo en la embajada de Bruselas. O que miembros de los Verdes ocupen cargos de segundo orden en la administración. Tampoco es condenable que un miembro de su dirección sea “suficientemente rico”, los hay en todos los partidos de la Unidad Nacional, no es un delito.

La tartufa carta y las reacciones que ha provocado en la opinión evidencia los verdaderos problemas que enfrenta el partido Verde: una aguda crisis de dirección, diversidad de criterios sacar del partido de su crisis y posiciones encontradas frente a la reelección del presidente Santos.

Con el frustrado nombramiento de Alonso Salazar, los Verdes buscaban recomponer sus menguadas y dispersas fuerza, consolidar la presencia y sentido de pertenencia de Sergio Fajardo en el partido, el mayor elector de los verdes, intentar reincorporar a las huestes de Antanas Mockus e iniciar un proceso de acercamiento con sectores de izquierda, particularmente con los Progresistas dirigidos por Antonio Navarro. De igual manera, Salazar tendría la responsabilidad de conducir al partido para tomar una decisión en materia de candidaturas presidenciales.

El propio Alfonso Prada lo sintetiza: “Se integró hoy una comisión de miembros de la Dirección Nacional del Partido Verde, en la que vamos a iniciar un proceso de diálogo con todos aquellos partidos, movimientos y personas que han expresado su deseo de pertenecer o hacer coaliciones con los verdes. Vamos a comenzar un proceso de exploración, mantuvimos y hacemos una declaración expresa de que el Partido se mantiene en la Unidad Nacional apoyando el proceso de paz en cabeza del presidente Juan Manuel Santos y dentro de ese marco pues viene una nueva etapa en la que vamos a deliberar cada una de las posiciones políticas que va a asumir el Partido hacia el futuro”. http://goo.gl/1qT3kE

Cuando todo indicaba que era un hecho la refrescante presidencia de Alonso Salazar, algunos dirigentes empezaron a deshojar el girasol y terminaron concluyendo que no lo querían o no les convenía, y aprobaron decisiones, como mantener el secretario general, compartir la representación legal y ampliar el número de voceros, que dieron al traste con los acuerdos y precipitaron la no aceptación de la presidencia por parte de Salazar.

Hoy los Verdes enfrentan una crisis de legitimidad. Su actual vocero y director, el representante Alfonso Prada, no cuenta con el respaldo unánime de la dirección. No se ve a la vista un dirigente con la suficiente autoridad y credibilidad que asuma las riendas del partido. Unido al hecho de que las legítimas aspiraciones electorales de los actuales parlamentarios generan un clima de desconfianzas y tensiones mutuas. Por ejemplo, no les gusta que Prada sea vocero-presidente y a la vez candidato al senado.

Pero el asunto central, la nuez del problema, que marcara el futuro de los verdes, y que amenaza su unidad y existencia, es definir su futuro político de cara a las elecciones presidenciales. Tres son las opciones que se abren a los verdes:

Ratificar su permanencia en la Unidad Nacional y respaldar la reelección del presidente Santos. Un camino del cual, en principio, son partidarios Lucho Garzón, Prada, los senadores Iván Name y Félix Varela. Su fundamento es el pragmatismo y el realismo político: frente a los riesgos que entraña el Puro Centro Democrático para las negociaciones de la Habana, su opción es cerrar filas con Santos desde ahora, en primera fila.

Un segundo escenario, es dar un viraje y tomar distancia del gobierno de Unidad Nacional y jugársela por construir una alternativa de centro izquierda, buscando un acuerdo prioritariamente con los Progresistas, hoy huérfanos de personería jurídica e interesado en conseguir aliados electorales, sin excluir acuerdos electorales con el Polo Democrático y la Marcha Patriótica. Un camino no exento de dificultades en términos programáticos, eficacia política y mecánica electoral. Esta posición es respaldada por 8 de los 17 miembros de la actual dirección, entre los que se destacan los senadores Jorge Eduardo Londoño, John Sudarsky, los representantes Carlos Andrés Amaya y Ángela María Robledo, el concejal por Bogotá Antonio Sanguino.http://goo.gl/tfA0rh

Un tercer escenario, es conformar un bloque de centro izquierda para las elecciones parlamentarias y comprometer el apoyo a la reelección de Santos en la segunda vuelta. Una opción que favorece la búsqueda del umbral y los aparta del camino de fusión con otros partidos de la Unidad Nacional.

De la manera como los Verdes resuelvan sus diferencias políticas internas dependerá no solo su unidad y su futuro político electoral, también tendrá influencia notoria en las posibilidades de conformación de un bloque de centro izquierda. En medio de sus dificultades los Verdes serán un factor decisivo en la próxima contienda presidencial. El balón está en el campo de ellos. Todos deseamos que no ocurra un fatídico autogol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s