Obama a la Colombiana.

8DV6E7HLSUOBwjNAJuwbfA

Por: Felipe Pineda / Democracia en la Red.

Si esto sucede no duden en felicitar a los “No políticos” por servirle en bandeja de plata de nuevo las riendas del estado a los genocidas otrora “Anti políticos”.

Caos, desazón, desplome, matrimonio Urbano-Rural, maquillaje ministerial Santista, son parte de la fraseología del momento político que nos entusiasma con este inesperado reencuentro entre el país urbano y el otro país, el rural que tal vez termine siendo una flor de verano más entre las tantas que hemos visto germinar y morir en la tortuosa historia nacional. Este contrastante hoy efímero de caída parcial de los indicadores económicos, declive de Santos en las encuestas y  creciente impopularidad de los Tratados de Libre Comercio entre las grandes mayorías coincide con un divorcio abrumador entre la ciudadanía y los partidos políticos atizado por columnistas de opinión, sectores de poder y medios masivos, caldo de cultivo ideal para una “Oleada impolítica” que niegue la importancia de los alineamientos ideológicos en torno a colectividades, el terreno perfecto para el lanzamiento de un nuevo “Time has changed for Come” al mejor estilo “Obama a la Colombiana” que haga del vacío, la emotividad y el marketing los mejores sofismas para ocultar su ausencia de posición bajo la domesticada, acomodada y rentable apuesta de tercería no polarizante situada esta vez entre Santos y Uribe.

Es necesario recordar como en 2010 los “Uribistas arrepentidos” y una franja importante de declarados rivales de Uribe decidieron hacer causa común a favor de la propuesta de Antanas Mockus optando por su benigna candidatura sin objetar el trasfondo económico, social que este defendía. En 2014 quienes votaron y se decepcionaron de Juan Manuel Santos es probable que elijan involuntariamente una propuesta similar a la gobiernista con algún énfasis social, una que administre el neoliberalismo y que siga al pié de la letra aquel slogan célebre de Patricio Alwyn (Primer presidente de la concertación chilena)  “Neoliberalismo con sentido social” que reviva el viejo axioma que identifica “Libertad Económica” con “Libertad Política” es decir, no ponerle palos a la rueda al estado de las cosas reinante haciendo cambios leves pero no estructurales (Reformismo económico al mejor estilo cepalista). Como en anteriores ocasiones esa franja maleable segura optando por lo aparente, lo novedoso, lo cosméticamente atractivo, lo publicitariamente joven, lo programáticamente desierto: Candidatos que no confronten, que no tomen partido ni discutan, que jueguen a ambos bandos de acuerdo a la situación, postulantes más preocupados por el encuadre en la foto y la táctica electoral que por el debate de ideas.

Esta nueva pesca en rio revuelto en medio de la histórica falta de cultura política, converge con un auge en la última década del discurso conservador, el apoyo creciente a la defensa de las premisas del liberalismo clásico (Libertades Individuales), la aparición de las redes sociales, la desfinanciación de la educación pública superior, la supresión parcial de las funciones del estado traducida en una feroz campaña en contra del sector público, tópicos astutamente aprovechados, mezclados para confundir incautos por quienes se lanzan de manera individual a la política, viven de ella mientras la denigran, se rejuntan para reinventarse y terminan gritando a los cuatro vientos que ha llegado el “Fin de las ideologías” y el comienzo de una nueva etapa en la política contemporánea, una especie de “Real Politik Criolla” que reinvente los preceptos proclamados por Von Bismarck a comienzos  del siglo XX y termine con la “nociva” polarización reinante. Cualquier parecido con la dolorosa situación política actual nos debe de alguna manera llevar a la reflexión sobre como la desideologización, el marketing político, la banalización del ejercicio, la crisis de los partidos y la alimentada confusión de las grandes mayorías sobre los transfondos económicos detrás de lo político pueden abrirle sin proponérselo espacios al totalitarismo tal como en la cruenta etapa 2002-2010. Si esto sucede no duden en felicitar a los “No políticos” por servirle en bandeja de plata de nuevo las riendas del estado a los genocidas otrora “Anti políticos”

pinedaruiz@hotmail.com

Twitter: pineda0ruiz

https://democraciaenlared.wordpress.com

Anuncios

Una respuesta a “Obama a la Colombiana.

  1. Pingback: Obama a la Colombiana | Las 2orillas·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s