La Apuesta Audaz de Petro.

IMAGEN-12803521-2

Por: Felipe Pineda / Democracia en la Red.

La imparcialidad en la política no deja de ser una maniobra colmada de cinismo e hipocresía. Declararse neutral en estas lides es desde todo punto de vista una mentira mal contada. Sin embargo confundir posición política con odio y sectarismo es y seguirá siendo deleznable desde el ángulo que se le mire.

Aunque no soy seguidor de Petro si logro sentir una especie de asco cada vez que leo a sus detractores en las columnas de opinión de los principales diarios del país. A pesar de las múltiples improvisaciones que se han hecho casi un hábito en la alcaldía de la Bogotá Humana –Que incluyen la jornada escolar única a medias, el cierre de decenas de comedores comunitarios en zonas marginales, las promesas no cumplidas sobre la construcción de centenares de jardines infantiles y colegios, la baja ejecución del presupuesto- hay cualidades innegables, innatas en la personalidad del actual burgomaestre de los bogotanos que repercutirán en acciones positivas para la Bogotá del futuro: su audacia a la hora de tomar decisiones arriesgadas en momentos de relativa quietud, su capacidad de asombrar a propios y extraños con jugadas en situaciones de alta incertidumbre, su persistencia a la hora de enfrentar poderes intocables virtudes que lo alejan de la mediocridad de la mayoría de sus pares.

Las decisiones encaminadas  a desmonopolizar la recolección de basuras y reducir sus tarifas, la peatonalización de la carrera séptima, su apuesta por un modelo de ciudad incluyente en armonía con el medio ambiente (Que le valió a la ciudad recientemente ser galardonada en materia de Liderazgo Climático y Ciudad por el C40, el círculo selecto de las 40 ciudades élite a nivel mundial), su decidida lucha por una urbe que prepondera la no expansión de la ciudad para darle paso a la redensificación de su zona urbana actual –Centro Ampliado- son algunas de las medidas que han enfrentado a la Administración Distrital en cabeza de Petro contra los eternos negociantes de la construcción, el aseo, la contratación de obras civiles y transporte en Bogotá. Su proyecto visionario de mitigar los efectos del cambio climático en una de las urbes más contaminadas del continente y la premisa de bajar los índices de contaminación del aire y ruido en zonas emblemáticas como el centro de la ciudad le ha devuelto a los transeúntes su papel protagónico por encima de la andanada de automóviles (Casi todos ocupados por un pasajero) que hacían del área de mayor influencia de la ciudad un perímetro caótico.

La idea de una ciudad más densificada, ordenada, en función de nuevos parques, arborización proyectada en reemplazo de aquella metrópoli que se construyó anárquicamente junto a una desenfrenada migración y desplazamiento de decenas de miles de campesinos desde la época de la violencia que ocuparon sin ningún tipo de planeación decenas de kilómetros y que hoy conforman la arquitectura amorfa de la mayoría de barrios de la ciudad puede revertirse parcialmente si el proyecto del Centro Ampliado y el nuevo POT logran salir bien librados del asedio de los feroces contradictores del gobierno de la ciudad. La disminución en tiempo de los desplazamientos de las personas, incremento de la calidad de vida de sus habitantes y el freno a la expansión innecesaria del perímetro urbano  (Que en el caso de la Zona de Reserva del Norte traería consigo daños ambientales irreparables) son algunas de las prelaciones que la audaz apuesta del alcalde Petro ofrece pensando en un ordenamiento territorial responsable también en relación con la Ciudad-Región. Aquella idea de una ciudad plana al mejor estilo Le Corbusier que los periodistas pre pago han querido instalar en el imaginario de los Bogotanos en relación al Centro Ampliado no dejan de ser malintencionadas cortinas de humo encaminadas a confundir a una ciudadanía crispada premeditadamente por el proceso de revocatoria que actualmente cursa en la ciudad.

Las decenas de columnas que semana a semana se publican en la gran prensa, la andanada de periodistas patrocinados por constructores, empresarios, personas y entidades ligadas al sector financiero no tiene sino un único objetivo: Minar la confianza de las mayorías con respecto al Plan de Ordenamiento Territorial recientemente aprobado ya que este juega en contra de los intereses del sector de la finca raíz que hábilmente quiere aprovechar el cuarto de hora de la burbuja inmobiliaria capitalina (Como sucedió en Madrid, Nueva York, Barcelona previo al desplome) para acelerar la construcción a diestra y siniestra en la periferia antes de que este globo con bomba de tiempo a bordo estalle y con el sus robustos dividendos. La situación actual no tiene equívocos: Cada mililitro de tinta gastado por María Isabel Rueda, Felipe Zuleta Lleras, Gabriel Silva Luján y Jaime Castro entre otros trae consensuado, implícito el interés de aquellos sectores que han convertido a la ciudad en su caja menor para invertir aquellos jugosos réditos en el saqueo de otro puñado de ciudades principales del país.

pinedaruiz@hotmail.com

Twitter: pineda0ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s